<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36720346\x26blogName\x3dMango\x27s+Land\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://garykusanagi.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://garykusanagi.blogspot.com/\x26vt\x3d-4308138050899117835', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, agosto 14, 2016

Más de 500 días después

Heme aquí de nuevo, escribiendo en este viejo y desgastado blog, un poco más de 500 días después de mi última entrada (la cual acabo de leer y no pude evitar sentir tristeza, ya que ése no fue mi último día de clases).

En fin, ¿qué puedo decir para todo esto?, antes que nada, gracias a las personas que comentaron mi entrada, la verdad me es agradable tener alguien que me lea, como lo escribí anteriormente, es horrendo expresar de una forma tus sentimientos, ideas y demás, y recibir puro mensaje SPAM.

Después del agradecimiento, queda sólo decir que mi vida no ha mejorado mucho, ha sido una montaña rusa, cómo creo lo es la de todos, pero he estado más en bajada que en subida. Y vaya, eso es realmente una montaña rusa, ¿no?, hace un único ascenso y lo demás es descenso. Qué mal, no esperaba que en el "punto cumbre" de mi vida el descenso comenzara tan rápido. O no sé, supongo soy muy pesimista de toda la vida (leyendo por encima varias entradas pasadas pude notar que sí).

Recapitulando un poco mi vida después del 10 de octubre del 2014. Me compré el tan esperado juego Super Smash Bros. de Wii U. Comencé el 2015 con "buenas esperanzas" y comencé a buscar trabajo por el desánimo de no poder terminar mi carrera en ese momento; el único trabajo que se animó a contratarme fue Office Depot, con la falsa promesa de que en 4 meses me ascenderían a gerente, mentira vil y asquerosa. Durante mi estancia en Office Depot conocí a alguien que igual me dio falsas esperanzas (de amor, por así decirlo) y terminó con que a la fecha ella no me puede ver ni en pintura, siendo que la que hizo el "mal", por así decirlo, fue ella, doble moral, supongo. Terminé mi estancia en ese trabajo el 16 de mayo del 2015, no podía soportar más estar en un lugar con mal trato, donde lo que me prometieron no se cumplió, y con alguien que sólo jugaba conmigo. Esperé hasta que empezara el siguiente semestre, para terminar las materias que me faltaban, todo pintaba bien. Pero me faltó mi tema de tesis. De eso he cojeado bastante, pero NO ES TAN DIFÍCIL HALLAR UNO. El problema en sí es, además de la constancia, lo que sigue... las mentadas prácticas profesionales. Aprobé una de las materias, la otra, aún la debo, y me aceptaron por fin en las prácticas profesionales. El 2015 no cerraba tan mal, hasta sentía optimismo en el aire. ¿Qué es lo peor que podía pasarme? El 2016 no empezó TAN bien que digamos, pero no me puedo quejar. Fiestas y reuniones con personas a las que no le hablaba en mucho tiempo, el inicio de este presente año no era feo, es más, hasta pintaba para grandes cosas. ¡Ja!

De lleno, la práctica profesional fue un fiasco, el equipo que me tocó, sólo una chica era la que hacía todo. No diré que yo era el que salvaba del equipo, no, en realidad, siento que fui el eslabón más débil todo el tiempo, hasta estuve a punto de morirme desangrado por tarado. El equipo me menospreció siempre, no los culpo, digo... tenía 27 años en ese entonces y ni siquiera me conocían, ¿qué podían esperar de un pobre diablo que no acabó a tiempo su carrera? Tampoco poder hablar mal del señor Escobedo Zenil, sus ayudantes, encargados de prácticas, lo tienen como eminencia (claro, él firma el cheque) y pues igual los chicos que iban en la práctica; como dicen, cada quien habla cómo le fue en la feria. Al regreso de la práctica hubo muchos, muchos problemas para la logística del reporte de la misma. Para no hacer el cuento largo, se dividió, hasta mayo de este año, el equipo y cada quien entregó reporte individual. Se imaginarán que la culpa principalmente recayó en mí, ya que, supuestamente Sandra, la encargada de revisar la parte de la teoría eléctrica, comentó que no sé redactar y mis ideas no son claras. Sigo, no ofendido, sino impactado por eso, ya que no sólo ella lo dijo, los demás del equipo lo admitieron... ¿de verdad soy tan malo para escribir? No me considero una eminencia, es más, admito que soy pésimo para todo lo que hago, pero, ¿al grado de no saber expresarme de manera escrita, que es donde me desenvuelvo mejor? O eso creía yo... ¡ja!, ya no sé. Lo peor de la situación de la práctica fue que no pude cumplir con una asesora de tesis que un muy buen amigo me ayudó a encontrar. La asesora me advirtió que si no cumplía fuera, y bueno, para qué hacer el cuento largo, no la culpo ni le tengo rencor, es obvio que es una investigadora muy ocupada (y no lo digo con sarcasmo, esto es muy, muy sincero) como para perder su tiempo con un fracasado como yo, ¿quién se animaría a dar la cara por alguien que se tardó ya más de 9 años en terminar su carrera y tiene un promedio paupérrimo de 7.24?, ni yo lo haría, honestamente.

Lo que hacía que mis días fuesen bellos era otra cosa, un factor externo a todo lo laboral y escolar. Alguien por quien estaba dispuesto a darlo todo. Ahora no sé si lo esté, me he dado cuenta de muchas cosas y detalles que me hacen pensar "¿por qué estaba tan dispuesto a mudarme de país por ella?". Yo quería imaginar mi vida a su lado, y diablos, lo hice. Tampoco le echo la culpa o le tengo rencor, de hecho, le agradezco por hacerme sentir muchas cosas que creía jamás podría sentir, y descubrir otras más maravillosas. De verdad me dolió mucho su decisión, aún me duele, no lo voy a negar, es horrible pensar que se pudo hacer algo más. Ese alguien se llama Enyel, es una chica chilena que vino de intercambio a la UNAM, que de una u otra forma tuve la fortuna de conocer. Su recuerdo quedará muy grabado en mi mente y corazón, y la verdad, una pena que no podamos cruzar de nuevo nuestras vidas, aunque se haya pactado y prometido, por decisión suya. Podré decir muchas cosas del por qué tomó esa elección. Podré imaginarme muchas teorías, hasta podré pensar lo peor, pero la verdadera razón sólo la conoce ella, y espero que le vaya de maravilla en su vida, ya que, la mía ha sido sólo un fracaso tras otro.

¿A que viene esto?, pues claro, yo pensaba en irme a vivir a Chile con ella (prácticamente me lo exigió, ella no pensaba volver a México). Busqué muchos trabajos. De mi área, de vendedor, de asesor inmobiliario, hasta de gigoló (por muy absurdo y desesperado que suena, es en serio). Me frustraba, me desesperaba, me sentía impotente de no poder obtener ni siquiera un trabajo decente. No tenía con quien liberar mi frustración. Pobre, la sobrecargué de muchas cosas negativas, supongo... supongo por su salud mental decidió ya no tener nada que ver conmigo. Soy un lastre de cosas malas, lo sé, hasta al mejor rayo de luz lo puedo volver oscuridad... y eso es horrendo. Como en algún capítulo de Friends cuando Joey se encontraba deprimido y le prestaron un perro para reanimarlo y él termina deprimiendo... ¡rompí a Enyel!, y yo por ella iba a darlo todo, carajo, que me faltó expresarlo más, supongo. Hasta por ella, conseguí trabajo de asesor inmobiliario en Tecnocasa. Trabajo que no me gusta mucho que digamos. Llevo mi primer semana en el trabajo, y me siento cansado, estresado, desesperanzado.

¿De verdad vale la pena vivir así? Me lo he preguntado bastantes veces. Busco alternativas para todo, para mis prácticas profesionales, para mi vida laboral, para mi vida amorosa, pero no las encuentro. ¿Será que de verdad vine a este mundo a quejarme de todo y sufrir por ser un tarado?

Muchas veces he deseado amanecer muerto... y las otras veces descubrir la respuesta a mis problemas.

Etiquetas: , , , , ,

  Caja Quejona



Nick's: Green Kusanagi, Mango, Kusamango,

Nombre real: Josué Gregorio Martínez Magliocca
Edad: 20 añotes
Ocupación: Estudiante y esclavo
Pasatiempo: Amigos,
Msn,
escribir y ésas weas.
 


Blogs y Flogs, mejores que mi blog ~

Cosas por hacer y Terminar...

  • Completar edición de fic "El diario de un par de guerreros"
  • Terminar de editar el fic
  • Retar a TJW en KOF y comprarle sus llaveros
  • Jugar al KOF con TJW y darle los llaveros que le dije
  • Viajar a Linares
  • Ir a Linares, Nuevo León, para patearle al Edgar su sucio trasero xD
  • Nunca crecer
  • No madurar y amargarme. El crecer hace que la gente sólo se amargue y pierda lo importante de vivir: Las risas. Así que, nunca creceré xD
  • Hacer un manga
  • Realizar unos dibujos estilo manga con secuencia, en lugar de escribir sólo las historias (gracias Oscar por darme la idea xD)
  • Terminar preparatoria
  • Pasar Química IV Área I
  • Entrar a CU.
  • Entrar al campus Ciudad Universitaria en la carrera que escogí
Links más útiles que la vida misma

Botoncitos
Copyright