<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36720346\x26blogName\x3dMango\x27s+Land\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://garykusanagi.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://garykusanagi.blogspot.com/\x26vt\x3d-4308138050899117835', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, diciembre 22, 2013

La del 2013

Veamos... este año no ha sido el mejor dentro de los 25 que he tenido. Quizás esa frase sea muy escuchada "este año fue fatal, pero el que sigue será mejor", pero en mi caso sí aplica que este año no fue el mejor, puede que haya tenido (o que tenga en un futuro) peores, pero éste se lleva las palmas (por ahora). Y sí, mucho tiene que ver el hecho de mi deprimente soltería, pero ése tema se tocará más adelante.
Uno de los principales puntos en los que me baso para decir que este año no fue el mejor es el doloroso fallecimiento de mi abuela paterna, un mes después de su cumpleaños. Esto sacudió el mundo de todos los miembros de la familia, y sí, las fiestas que se vienen seguramente serán de lo peor y muy dolorosas por la pérdida. No es que me vea hipócrita diciendo que extrañaré a mi abuela en las fiestas (en especial Navidad, muchos saben que no soy de los que la celebran de la manera espiritual), pero es una cierta costumbre que uno tiene de tenerle siempre ahí, se ve alterada la zona de confort, y un montón de cosas más que afectan al comportamiento que no quiero enumerar.
Sólo puedo decir que la noticia le cayó como balde de agua fría a mi tranquilidad, no sabía qué hacer, cómo sentir la situación, un mar de emociones que un hombre realmente no quiere sentir.
Pero es que cuando te despiertas al día siguiente de lo sucedido y crees que todo será como antes, te das cuenta que no es así, las cosas ya no serán como antes, y descubres que tu vida cambia para siempre, te guste o no, a partir de esos momentos críticos tu vida no vuelve a ser la misma. Es entonces en el que haces una evaluación de lo que has hecho, de lo que has logrado, y de lo que está a tu alcance a corto, mediano y largo plazo, te llenas de preguntas cómo "¿En verdad podré hacerlo?", "¿Tengo la capacidad para ello?", "Y cuando sea mi turno, ¿qué haré?", entre muchas más.
Y bueno, bien dicen que cada persona vive su duelo a su manera, se desahoga a su manera y vive sus penas de diferente modo. En mi caso sólo se amplifica exponencialmente mis dudas, temores, depresiones y demás anteriores. Sólo con saber que en la primera mitad de este año reprobé una materia y en la segunda mitad otra, me hace reflexionar muchas cosas, a pesar de que ya sólo falten un par de peldaños que escalar para que termine mi carrera, las preguntas clásicas como "¿Serviré para esto?" regresan y con más fuerza aún.
Sólo queda hacerle frente a la adversidad y esperar que la tormenta no deje tantos estragos.
Mas, ¿qué más me hace decir que este año no ha sido para nada uno de mis mejores y se acerca a ser de los peores de la vida? Más allá del suceso de mi abuela y las materias, así como de enterarme que muchos familiares de varios amigos cercanos (y ya no tan cercanos) han pasado a mejor vida también, el temor de llegar al final de mis días sin nadie que me acompañe, sin un legado, sin nada importante hecho, me atormenta más y más. Y es que dirán "Eres joven, apenas tienes 25", sí, pero ya mucha gente que conozco se encuentra casada o en planes de, y tienen mi edad, menos o tal vez unos cuantos años más. El único balance "positivo" que puedo obtener de este año en cuanto a las relaciones sentimentales es que, desde que la conozco (2008), durante todo este año no he tenido ningún tipo de contacto con Valeria, que, si bien la recuerdo mucho, no he tenido el valor para volver a hablarle de cualquier modo, ni siquiera de buscarle, es más, ni me atrevería a mandarle un mensaje anónimo. Tal vez lo pueda ver como algo positivo, como algo bueno; uno nunca va a saber eso, depende del enfoque, y tal vez para muchos sea peor que la recuerde todavía... pero, ¿qué esperaban? ¿Que no recuerde a la única persona a la que he considerado que he amado?, y es que no es nada fácil admitir eso (a pesar de las muchas veces que ella me dijo que yo nunca la amé, o lo peor, que ella no me amó ni me quiso), ni mucho menos es fácil admitir que tu mente es todo un embrollo de sentimientos y no tienes la capacidad de superar el pasado. Sí, ya está ahí, no ganas nada con recordarlo y no existe forma alguna de que puedas cambiarlo, ojalá todos tuviéramos una máquina para "resetar" el tiempo, pero no existe, no podemos hacerlo y tenemos que aprender a sobrellevar el pasado, tampoco a olvidarlo. Entonces, ¿qué puede hacer alguien como yo? ¿Olvidarla como muchos dicen porque "no vale la pena"? ¡Pft! ¡Qué van a saber!, si bien no fue una buena persona conmigo en algunos aspectos, tampoco es la reencarnación de Lucifer; todas las personas hacemos cosas buenas y malas, eso tenemos que tenerlo bien presente. Muchos se preguntarán (qué digo se preguntarán, lo hacen y hasta me reclaman, lo sé) por qué tanto cariño, afecto, etc., hacia alguien que sólo me "ha perjudicado". No es fácil para mí decirlo, ni escribirlo. Cuando la conocí tenía yo 19 ~ 20 años, pasaba por otra de mis crisis, además de que tenía problemas familiares muy pesados; al grado de pensar que realmente no valdría nada de lo que yo hiciera, la vida seguiría igual de miserable y gris. Al charlar con ella renació ese "amor hacia la vida", por así decirlo, además de que me sentí querido en una época en la que yo no sentía afecto por parte de nadie, me sentía solo y no tenía nadie con quien contar. Sí, tal vez exagero, pero fue así como yo pasé esas épocas, como dije, no fueron fáciles para mí. Cuando de un momento a otro todo termina, cuando se va de mí, recaí en ese agujero, "me cortaron las piernas", por así decirlo, lo peor, ella lo hizo. Y sí, muchas veces se disculpó, otras más se excusó, y unas cuantas se molestó porque yo me pusiera tan mal por lo sucedido y aún siga sin poder salir adelante tal cual. Es horrible eso, demasiado horrible, no le deseo que ese sentimiento de arrebato por algo precioso les suceda a ninguno de los que lee esto (si es que alguien sigue leyendo para estas alturas).
Aunque, vamos, muchos de los que me conocen saben que no me he dado "por vencido" en el tema del amor, al menos no lo había hecho hasta hace unos días, quizá un mes o mes y medio. Y es que me puse a recapacitar, ¿existe alguien que me haya hecho vibrar mis sentimientos este año?, para mi desgracia no fue así. A pesar de que salí con varias chicas y otras más tienen sentimientos por mí (que les he dicho que no será recíproco, porque no siento igual, no me interesan, no siento que yo sea lo que buscan, y bueno, tampoco les dije que no son lo que yo busco, creo que me faltó hacer eso), no existe alguien que por este año haya hecho que la pequeña flama de la ilusión volviera a arder, ya sea en forma desmedida o en pequeña cantidad, pero no pasó, aún a pesar de que varios cuates me dijeran "le gustas a tal", o "esa chica quiere contigo", o "te arreglaron cita con ella y si acpetó fue por algo", nadie me hizo estremecer, lo cual es, para mí, muy triste. Más por si me fijo en la última chica que tuvo ese efecto en mí y hoy en día no me habla más, no soy nada más que otro número en sus contactos de facebook (y dudo mucho que lea esto), y de en adelante, nadie más me haya sentir un poco de eso. Es triste, la verdad, aunque mucha gente dice que soy exigente, me cierro las puertas, que no sé lo que quiero, y un sin fin de regaños... yo sé una cosa, sé lo que quiero y lo que busco en alguien, sé que no es prioridad primordial en mí el encontrar a alguien, pero también sé que la soledad me está carcomiendo y volviendo loco; volteo a cada lado y encuentro parejas, todos, sino es que la mayoría, de mis conocidos están con novia/pareja, y soy el único que ya piensa "Esa chica me costará tanto para llevarla a la cama" o "Qué flojera intentar hablarle para que me dé aunque sea un beso en la mejilla". Sí, es triste, al menos desde mi perspectiva lo es, y mucho. ¿Por qué dejé que eso me pasara? No lo sé, la verdad, quizás sí me dolió en demasia el rechazo de hace un año (y unos días), sin agregar que justamente en esa fecha empezaron a circular demasiados rumores acerca de mí y alguien a quien llegué a considerar amigo; pero mi intuición (y experiencia) no falla; los asiáticos son traicioneros, misóginos, mentirosos, y si pueden salir beneficiados si perjudican o manchan la imagen de alguien, lo hacen. Y si se preguntan por qué tanto "odio", "coraje", "repudio" o lo que quieran hacia los asiáticos (y extranjeros en general), es una simple y "tonta" razón de que ellos ven en México una mina de oro, una cuna de oportunidades que ni siquiera en sus países se les podrían abrir; sí, nos llenamos de puros extranjeros mediocres (sólo falta ver el fútbol proseional para corroborar eso) que se sienten hechos a mano, mejores que nosotros y que no nos merecen porque NOSOTROS SE LOS PERMITIMOS. Que se pudran los extranjeros, no por ser argentinos, brasileños, españoles, japoneses, chinos, etc., serán mejores que nosotros, y eso me molesta. La gente prefiere "vivir en otro país" porque éste les da asco, pero no hacen nada para mejorarlo, y si contamos los sin fines de manifestaciones y problemas sociales que se han desarrollado en el país, te das cuenta que el accionar de la gente no es el correcto, que, para colmo, si das tu opinión totalmente diferente a la de las masas, te atacan, tildan de tonto (por no decir una grosería) y se sienten con el derecho de ofenderte. Y no, señores, no, las cosas no se solucionan así, ni se van a solucionar con su dichosa revolución, pero qué más da lo que yo diga, si muchos se sienten con el derecho de sentirse más inteligentes y calificados que los demás, se sienten con el derecho de demigrar y denigrar, por decir, a la ciencia, y de comparar (las malditas comparaciones) a México con el resto del mundo, idealizando al mundo entero como si éste no tuviera problemas, como si, por ejemplo, USA no tuviera sus redes de corrupción y problemas internos, como si la Unión Europea no estuviera al borde de la quiebra y sólo se sostienen gracias a algunas economías potentes que en pocos años (a lo mucho veinte) estarán en caída porque no tienen la suficiente población infantil y juvenil para cubrir los puestos que poco a poco se irán dejando a causa de jubilamientos; no, la gente sólo se sabe quejar de lo mal que está México y que la única forma en la que puede cambiar es matando al actual presidente, o que éste deje el cargo, pero no tienen ni siquiera la suficiente entereza para actuar por ellos, necesitan que un pastor les dé la orden... ¡por favor!, para colmo, se sienten superiores porque no ven fútbol (pero celebran que la selección de fútbol varonil mayor pierda sus partidos y se quejaron amargamente que calificara al mundial de fútbol, pero volvieron a celebrar cuando se les emparejó en el grupo de Brasil), no ven televisión abierta (pero bien que están al tanto de los noticiarios, programas y se saben a la perfección la programación, es más, hasta saben cuándo entran los informerciales y cuáles son), no tienen religión (pero están tan al tanto de los movimientos religiosos en masa del país, se sienten con el dereho de ofender las creencias de los demás, y todavía se burlan de los que rezan, pero bien que van a misa porque las personas que los mantienen los obligan a ir), y, para colmo, tienen los tanates suficientes para decir que somos agachados porque no vamos a las manifestaciones (cuando ellos no hacen realmente nada, si a lo mucho estudian, les vale un cartón de cervezas faltar, no son responsables en nada y sólo quieren excusarse con el hecho de que "cambian al país"), y sí, ése es uno de los grandes males que he tenido que soportar todo este año, y, quieran o no, a mí me deprime ver cómo la gente cae en el juego que el propio sistema ha impuesto: "divide y vencerás", pero, ¿para qué decir más? No falta el que diga que soy un pendejo, agachado, ratero, corrupto, que quiero corregirlos a todos, etc., sólo dejo en claro que es mi punto de vista, y, que, si analizan bien las cosas, al gobierno "opresor" le conviene más que estemos divididos entre nosotros, el pueblo, a que estemos realmente organizados, nada más piénselo...
Para terminar, y lo que me ha afectado todavía más que todo, y tal vez muchos me digan inhumano, irrespetuoso, etc., porque me afecta aún más que la partida de mi abuela (que, como dije, mi mundo no será igual a partir de ese momento), es el pequeño hecho de que una gran persona ya no se encuentre en contacto conmigo. Sí, no la conozco en persona, muchas veces me era algo insufrible porque siempre quiso levantarme el ánimo con clichés (que no se lo recrimino, se lo agradezco mucho), pero me hizo pasar muy gratos momentos, y a diario. Ella era mi incondicional, podría decir que "mi mejor amiga", y quizá quite las comillas, porque yo no soy muy amigo de muchas personas, quienes me conocen lo saben, a pesar de que muchas personas consideran a sus conocidos sus amigos, yo tengo bien establecidos esos roles en mi mente. Y sí, es la única chica a la que puedo considerar amiga. El ya no hablar con ella durante todo este año hizo que mi fragil mundo colapsara. Cuando sucedió lo de mi abuela, yo quería tener alguien con quien hablar, alguien que me inspirara la confianza de poder contarle todo lo que tenía dentro, alguien que, a pesar de vivir a miles de kilómetros de distancia y en un hemisferio opuesto, me haga sentir reconfortado, y al darme cuenta que ella ya no está a "mi disposición", me hizo sentir muy mal. ¿A quién le cuento ahora de mis desgracias?
En fin, todo esto y mucho más es lo que ha pasado en este año. Tenía que sacarlo de alguna manera, y tengo que sacarlo aún más, pero, como es obvio, éste no es el medio...
Felices fiestas, y que el próximo año esté lleno de éxitos (para los que terminaron de leer).

  Caja Quejona



Nick's: Green Kusanagi, Mango, Kusamango,

Nombre real: Josué Gregorio Martínez Magliocca
Edad: 20 añotes
Ocupación: Estudiante y esclavo
Pasatiempo: Amigos,
Msn,
escribir y ésas weas.
 


Blogs y Flogs, mejores que mi blog ~

Cosas por hacer y Terminar...

  • Completar edición de fic "El diario de un par de guerreros"
  • Terminar de editar el fic
  • Retar a TJW en KOF y comprarle sus llaveros
  • Jugar al KOF con TJW y darle los llaveros que le dije
  • Viajar a Linares
  • Ir a Linares, Nuevo León, para patearle al Edgar su sucio trasero xD
  • Nunca crecer
  • No madurar y amargarme. El crecer hace que la gente sólo se amargue y pierda lo importante de vivir: Las risas. Así que, nunca creceré xD
  • Hacer un manga
  • Realizar unos dibujos estilo manga con secuencia, en lugar de escribir sólo las historias (gracias Oscar por darme la idea xD)
  • Terminar preparatoria
  • Pasar Química IV Área I
  • Entrar a CU.
  • Entrar al campus Ciudad Universitaria en la carrera que escogí
Links más útiles que la vida misma

Botoncitos
Copyright